noviembre 23, 2012

viva SanAndrés soberana, para que SanAndrés viva


Fronteras tiradas con escuadra: siguiendo el mismo viejo método europeo que se impuso como modelo. 
Con escuadra también dividieron África y Norteamérica: tirando líneas rectas que separan los intereses de unos cuantos. No importa por encima de quién pasen los trazos. Porque en el modelo europeo las gentes no importan; sobre todo las gentes de tierras ajenas. Las Naciones Seculares de las tierras invadidas son, en el modelo europeo, un problema por exterminar. En Norteamérica ya acabaron; en África, van bien.
En América Latina la indignidad es que nosotros mismos hemos ido exterminando a nuestras Primeras Naciones porque adoptamos dócilmente los modelos europeos.

Visto así, en plano dibujado, se puede decir en honor a la verdad que la historia ha sido generosa con las fronteras marítimas de Colombia, en detrimento de Nicaragua y Costa Rica que, sobre el Caribe, quedaron arrinconadas. Visto así, pintado, se puede decir que el fallo de la CIJ es justo con Nicaragua. Y también es justo con Colombia, que no merece sus mares ni sus selvas ni sus costas ni sus montañas ni toda esa generosidad que  ha tenido la historia con su geografía y su diversidad. Visto así, el fallo sería justo si San Andrés fuese un archipiélago inhabitado.

La injusticia es que nadie tuvo en cuenta la existencia de la Nación que habita el archipiélago. Una Nación integral, con su propia historia, sus tradiciones, sus costumbres y, sobre todo, su propia cultura, su propia lengua. Una Nación frágil desde su origen pero que ha sabido resistir a pesar de la negligencia y la  indolencia de quienes se pretenden sus dueños y la de quienes quisieran adueñarse. 
Una Nación que el fallo de la Corte Internacional de Justicia amenaza de exterminio.

Porque –fieles al modelo europeo– el reparto se hizo sin tener en cuenta a la Nación sanandresana. Sin siquiera consultarlos, sin pensar en ellos un minuto. Nadie. Ni Nicaragua ni Colombia ni la Corte Internacional de Justicia. Porque nadie estaba pensando en la riqueza que representa esta Nación para la humanidad, sino en las riquezas que se esconden bajo esas aguas.


Ya debe ser tiempo de que los sanandresanos tomen su destino en mano si quieren sobrevivir como Nación.
Una pista de solución:
  1. El gobierno del archipiélago de San Andrés convoca a sus habitantes a un referendo que proponga declarar la soberanía de la Nación sanandresana, como Estado Asociado a Colombia, suscribiendo su Constitución y bajo su protección.
  2. Declarar la soberanía de la Nación sanandresana sobre las decisiones que afecten su territorio, su economía, su cultura y sus derechos ancestrales.
  3. Rechazar el fallo de una lejana Corte que los condena a la extinción, atomizando la integridad de su territorio ancestral, despojándolos de sus recursos, destrozando su seguridad alimentaria, su economía y sus costumbres …
  4. … dejándolos a merced de quienes querrán explotar la riqueza de sus aguas y el petróleo del subsuelo marino, sin siquiera consultarlos, aunque previsiblemente será el pueblo sanandresano quien sufra todas las consecuencias de su ecosistema destrozado. La consulta previa a la implementación de proyectos, es una protección que ofrece la Constitución colombiana a las comunidades vulnerables y a las Naciones Ancestrales. El fallo de la CIJ los priva de esta protección. [Ignoro si consultar a las comunidades, antes de tomar decisiones que afecten tan gravemente sus destinos, es también una exigencia de los acuerdos multinacionales sobre Derechos Humanos. Si así es, esta sola omisión debería invalidar el fallo de la CIJ.]
  5. Delimitar con Colombia la frontera marítima de ese Estado Asociado con base en las fronteras históricas de su territorio.
  6. Acordar soberanamente con Nicaragua y Costa Rica, zonas de régimen común si así conviene a los intereses del pueblo sanandresano.
El gobierno pensó en 'los pescadores artesanales' cuando ya estaban condenados y sólo para ver cómo podía usarlos en beneficio propio. Si de veras le preocupara el destino de la Nación sanandresana, le pediría perdón de rodillas y le ayudaría a implementar una solución que la salve del peligro que enfrenta, por culpa de la negligencia e incompetencia legendarias del Estado colombiano. 







noviembre 11, 2012

Yo soy machista




No creo en la igualdad de los sexos. Los hombres y las mujeres no somos iguales. Un macho es un macho, una hembra es una hembra. Es así en la naturaleza. Es así.

Las feministas cometieron un error histórico al no reivindicar el valor económico del trabajo doméstico. O cuando salieron a ganar plata han debido dejar a papá en la casa. Al salir así, aliviaron a los hombres de la única responsabilidad que habían asumido plenamente: traer el dinero a casa.

Y los despojamos de su majestad.

A cambio, lo que al principio fue una reivindicación y una opción, terminó convirtiéndose en otra obligación. Ahora las mujeres tienen dos trabajos: uno en el mercado laboral –siempre subpagado– y el mismo que tenían antes, todavía sin salario.

Cumplir una jornada laboral por fuera de la casa y educar a los hijos al mismo tiempo, no se puede. Algo nos queda mal. Esto causa sentimientos de culpabilidad, un cansancio infinito, un estrés descomunal, frustración total.


Cuando uno se da el lujo de reproducirse debe estar dispuesto a dedicarle a los hijos el tiempo necesario para su educación: son los seis primeros años, jornada y media, todos los días, sin domingos ni festivos, cada hijo. El tiempo me enseñó que nadie, nadie, puede reemplazarlo a uno –papá o mamá– en esa labor.

Los hombres y las mujeres tenemos diferentes necesidades, diferentes aspiraciones, diferentes instintos. El instinto del macho es el de reproducción; el de la hembra, el maternal. Cuando un macho ve una hembra a su gusto, la quiere montar para reproducir sus genes; a la hembra el olfato le indica si ese macho le va a hacer hijos saludables.


El machismo y las constituciones que lo legitiman, nos vienen de Europa. A nosotras en ese sentido nos ha ido mejor que a las europeas, aunque no lo crean. Es gracias –una vez más– al indiecito que llevamos dentro, ya que nuestros ancestros aborígenes eran esencialmente organizaciones matriarcales. El machismo latino tiene más relación con la condición natural de macho: él es el fuerte, el cazador, el proveedor, el protector. Y las mujeres les dejamos creer que es cierto, pero los llevamos de la nariz.

Ser macho y comportarse como tal no es malo en sí, como no lo es, ser hembra. Lo malo es ser un macho guache, irresponsable y misógino. Si bien es cierto que hay mucho imbécil, violento y bruto, también lo es que no lo son la mayoría de nuestros hombres.

Pero como los europeos también nos dejaron el 'complejo del indio' pasamos el tiempo tratando de imitarlos, sobre todo en lo malo. La guerra de los sexos en Europa es una verdadera. Y tal vez necesaria. Ellas han tenido que hacerse matar, literalmente, en la reivindicación de sus derechos.
No así aquí. Las mujeres latinoamericanas nos hemos demorado en esta tarea, esencialmente porque políticamente delegamos las decisiones que nos corresponden en los hombres, porque los hemos educado irresponsables, porque nosotras mismas no estamos convencidas de la bondad de ciertas opciones (ej: el aborto). La historia ha demostrado que, cuando tenemos clara nuestra elección, obtenemos lo que queremos.

El efecto viciado del feminismo europeo son muchas mujeres estériles, frustradas. También madres fatigadas, solas con sus hijos. Y, sobre todo, niños abandonados que pierden la esperanza y se suicidan a edad cada vez más temprana. Si Noruega estuviera tan bien, tendría otra tasa de suicidio.

Pelear con los viejos machistas es inútil, ya qué. El feminismo debe educar es a las mujeres. No debería ser la 'igualdad' la aspiración sino la EQUIDAD la exigencia. De eso todavía estamos muy lejos, pero no es culpa de los hombres sino de nosotras mismas.




octubre 08, 2012

La independencia tiene límites



"La última palabra siempre es una cifra."

Este es el reportaje de Noticias Uno del
22 de julio , obra maestra de la desinformación, acerca de un tema tan sensible como la calidad del agua de Bogotá, nada menos:
el noticiero se hizo a unos análisis de laboratorio y decidió hacer con ellos escándalo.
como no se pronunció el gerente ni los subalternos, el reportero se permitió interpretar los análisis científicos a su acomodo.
hablando de 'el agua que se consume en la capital', confundiendo deliberadamente los análisis del agua cruda con los del agua de consumo.
haciendo preguntas hipotéticas a una empleada de laboratorio para editar y pegar 'agua contaminada, gastroenteritis, cólera…'

Por ser Noticias Uno y por haber tenido este video más de 5mil reproducciones en Youtube, es que me parece un tema extremadamente grave. Máxime cuando los periodistas no parecen querer rectificar, sino bien al contrario, abundar en la desinformación.


La primera finalidad parecía ser desprestigiar al alcalde Petro, que les cae gordo.


Utilizar la pluma para lograr darle verdaderas contorsiones olímpicas a la información es un método que le ha dado resultados a cecilia orozco, directora del noticiero, para destilar sus odios personales. Desafortunadamente goza de un gran prestigio o nadie quiere caer en su pluma –no sé cual de las dos–. Entonces que aproveche para filtrar verdaderos esperpentos entre unos cuantos buenos reportajes, no parece molestar a nadie.


(Click para ver los diálogos)








Ante una manipulación tan irresponsable de un tema tan grave, el alcalde Petro anuncia demanda y –otra vez– salta el gremio solidario, se trepan por las cortinas, se agarran del techo, gritan libertad de prensa, derecho a opinar, derecho del público; no tememos al poder (como si no fueran un poder: y terrible); los grandes cacaos matoneando, cero elegancia; qué belleza, la solidaridad de cuerpo…

Consiguen refuerzos para el matoneo, abundan en la desinformanción asegurando que son crítica sana y hasta le
pasan la cuenta al alcalde, háganme el favor: ahora resulta que las valientes denuncias que presentó Petro en el senado, fueron posibles gracias a los periodistas.

la explicación
no les satisface porque son buenas noticias: el agua de Bogotá respeta los más altos estándares internacionales. Cualquier experto que hiciera una lectura científica de los análisis lo hubiera dicho. (de pronto lo dijo, pero eso no nos lo mostraron).
En cambio, insisten en 'la presencia de la bacteria E-Coli en una parte del agua de Bogotá' sin decir qué parte.
Insisten en confundir los informes internos del acueducto, del agua cruda, con los análisis efectivos del agua de consumo.
El rumor no es que el informe exista, el rumor es que el agua de la ciudad esté contaminada. Eso es falso.
Cuando el entrevistado niega que el agua de la capital esté contaminada, ellos aseguran que está negando la existencia del informe.
Y cuando, para evitar conflictos, la administración anuncia que no habrá denuncia, reaccionan con mezquindad triunfalista.

Estoy por creer que les gusta pasearse peligrosamente sobre los límites de la injuria y la calumnia para provocar que las víctimas invoquen su derecho a demandar. Eso a los periodistas no les choca, al contrario: les permite hacer su show heroico de vez en cuando.
editorial

Pero el gran @pelucavieja ya acuñó un término para eso…





Durante las semanas siguientes siguen explotando el tema con toda clase de sesgos, tirando de los cabellos situaciones ajenas al análisis verdadero de la calidad del agua de la ciudad. Realizando análisis en otros sectores servidos por acueductos veredales o en construcciones con precarias instalaciones sanitarias. Y siempre generalizando situaciones particulares.

Pero la gota que derramó el vaso de incredulidad que fueron llenando durante tres meses, es el informe que presentaron, con evidente mala fe, el 29 de septiembre.


Noticias Uno no sólo no rectifica sino que
persiste y firma utilizando la misma fórmula perversa, pero esta vez echaron mano de la chambonada.
De entrada el título triunfalista 'El acueducto reconoce la presencia de bacterias' acusando de mentiroso al alcalde de sesgadita… [Falso: la alcaldía no ha negado la presencia de coliformes en el agua cruda. Ha negado, con razón, que el agua que se consume en la ciudad esté contaminada]
Aseguran que 'en el líquido que se consume en la ciudad hay presencia de coliformes' [falso: no es en el agua que se consume, es en el agua cruda, antes de entrar en la planta de tratamiento]
El hecho de que el agua que sale de la planta de tratamiento a la red de distribución, es decir el agua que consumen los bogotanos, sea 'absolutamente pura' es un detalle irrelevante: ellos siguen teniendo razón. [Bueno, admitamos que es pura en un 99,98% para que nacho no se agarre de ahí, para asegurar que el agua de consumo está contaminada…]

El secreto es no tener en cuenta la lectura científica de los resultados de laboratorio cuando no conviene a los fines del reportaje. Para nada se menciona la
certificación sanitaria de la secretaría de salud. La finalidad reiterativa: sembrar la duda sobre la calidad del agua que consumen los ciudadanos de la capital.












Entre la hiel de cecilia orozco y la arrogancia de ignacio gómez es cada vez más difícil discernir la verdad, aunque aún vayan surfeando sobre la credibilidad que forjó para ese noticiero Daniel Coronell, a estas alturas ya cabe preguntarse cuáles son las verdaderas motivaciones puesto que siempre invocan el bien común, el derecho del público a estar informado.

Pero así responden a las dudas del público:







Como siempre los brutos somos nosotros, el público, que no queremos aprender. Entonces yo quiero hacerle sólo un par de preguntas a los brillantes periodistas, porque es verdad que cada vez entiendo menos. Con las proporciones que dicta daniel coronell, uno podría envenenarse lavándose los dientes:
¿En su casa consumen agua del tubo para la sed, para los jugos, para cocinar, para ducharse?
¿Ustedes se lavan los dientes con agua embotellada?


Aclaro que no soy 'petrista' ni 'antipetrista'. Yo al alcalde le deseo que le vaya bien, no más. Pero sí es evidente que recibe más palo que su cuota. Hay tantos odios, tanta mezquindad y tantas razones para darle clavo en esa ciudad tan maltrecha, donde todo es un parto, que resulta sorprendente, por decir lo menos, que NoticiasUno decida atacarse con tanta saña a una de las pocas cosas de mostrar que tiene la capital: la calidad de su agua. Y que lo haga de manera tan burda, dejando en evidencia que la finalidad no es informar sino atacar, crea dudas muy serias acerca de sus verdaderas motivaciones.


Si fuera RCN o Caracol uno podría pensar que están emprendiendo una campaña de consumo masivo de agua embotellada… Ahh, un momento… pero si NoticiasUno ahora tiene pauta de POSTOBÓN. Qué raro, esa marca que siempre ha sido publicitada exclusivamente por sus propios medios…


Entonces, ya entrados en suspicacias…¿quién controla
la calidad del agua embotellada y dónde están los estudios? ¿ni una palabra sobre la industria del agua embotellada ni sobre su huella ecológica ?


Esto de la pauta hace rato me viene incomodando. He preguntado sobre el hecho de que sea la periodista presentadora la que haga una cuña en forma de reportaje de la Nueva EPS, pero a mí nadie me contesta. Los periodistas tienen todos los derechos de cuestionar, ninguna responsabilidad de responder. Sólo que en el mismo noticiero del 29 de septiembre donde estaban mintiendo sobre el agua, omitieron olímpicamente mencionar la
investigación que la Contraloría le abrió a dicha empresa por posible detrimento patrimonial de más de 200 mil millones de pesos y desviación de recursos.

Uno podría pensar limitaciones de tiempo, pero no. Ocho días después, no sólo no hablan de la investigación, sino que presentan un reportaje sobre los problemas de las
otras eps.

De la generosa Nueva EPS, adivinen: sólo
gente cuidando gente (observen el uso de logo a pesar de que nada tiene que ver la Nueva EPS con la buena obra que presentan. Y esto es así en CADA noticiero).


Aquí el que quedó como un dulce gatito es julito, al lado de la cecilia, que resultó una leona en cuestiones de pauta.


Muy doloroso. Ojalá yo esté muy equivocada…







----------------------------------------------------------------



La siguiente es la respuesta de Nacho Gómez. Mis comentarios están intercalados, en este formato.








Apreciada bloguera,

Esta carta responde a la pieza “La independencia tiene límites” en la que se pone en duda la independencia de Noticias Uno y en la que se presenta un análisis que mezcla su interpretación de las historias publicadas por Noticias Uno, con los mensajes en tuiter que usted, nosotros, otros protagonistas de la historia y terceros han publicado en relación con varios informes sobre los análisis del laboratorio de aguas de Bogotá.
Su argumento central es que Noticias Uno cometió un error en la primera noticia de la serie y, como a la directora “le cae gordo” Gustavo Petro y/o yo soy un arrogante, en vez de rectificar hemos emprendido una campaña de desprestigio contra el alcalde y el agua de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, EAAB, que es un capital de la ciudad. Quisiera que, además de los argumentos que usted expuso, considere, si así lo tiene a bien, los siguientes; porque responden a varias de las inquietudes y le podrían aportar a usted y sus seguidores alguna información de interés.
Como usted lo informa, la primera noticia fue publicada el 22 de julio de 2012. Dos semanas antes de esa publicación, el reportero Felipe Romero llevó a nuestro Consejo de Redacción un informe del análisis micro-bilógico hecho por el Laboratorio de Aguas de la EAAB, en el que un científico planteaba la dificultad para eliminar cepas de E-Coli, que no reaccionaban a los tratamientos, igual que las tradicionales. Como es norma en Noticias Uno, le pedimos al reportero que consiguiera los comentarios de la EAAB al respecto y, cuando él nos planteó, las dificultades que había para hacerlo aplazamos la historia.
Una semana más tarde, resolvimos publicarla, a pesar de la ausencia de respuestas de la EAAB, con las explicaciones de una autoridad científica (la directora de un laboratorio microbiológico certificado por Bureau Veritas) sobre el tipo de micro-organismos mencionados en los reportes. El lunes siguiente, cuestionado por colegas de otros medios frente al reporte de Noticias Uno, el alcalde Gustavo Petro y el gerente de la EAAB, respondieron que dicho informe no existía y anunciaron que presentarían una demanda contra Noticias Uno.


Ni el alcalde, ni el gerente de la EAAB han negado la existencia de los análisis. ¿Cómo podrían?. Es claro que todos los acueductos deber realizar análisis de potabilidad. Desde el día siguiente al primer reportaje, en entrevista con El Espectador el gerente Bravo admite su existencia pero refuta la lectura amañada que hace NoticiasUno de un reporte de análisis, creando dudas sobre la potabilidad del agua que consumen los bogotanos.
El procedimiento de la Alcaldía fue diferente a lo que la Ley y la jurisprudencia constitucional consideran apropiado frente a una información presuntamente falsa o incorrecta (para formular una solicitud de rectificación) o con el propósito de hacerle daño a una persona (en el caso de las denuncias por delitos de prensa). Tanto el Congreso como la Corte Constitucional plantean que el reclamo debe venir de parte del afectado y que el medio debe estudiar esta solicitud y proceder a rectificar la información falsa o errónea. Al calor de una acusación grave como la que había hecho el alcalde a cinco días de nuestra siguiente emisión, el subdirector tuiteó declarándose a la espera tanto de la solicitud de rectificación de la Alcaldía y la EAAB. Ningún miembro del equipo de Noticias Uno convocó a la solidaridad de los medios de comunicación o los periodistas frente al tema y, que tengamos nosotros noticias, ningún otro ciudadano lo hizo. Es más, la noticia se publicó en El Espectador y otros medios, sin que a nadie de Noticias Uno se le pidiera una explicación frente a la acusación pública que hacía el alcalde.
No puede entonces predicarse que el gremio periodístico intimidó al alcalde y lo hizo desistir de reclamar frente a lo que él creía que era una información falsa o errónea de Noticias Uno, porque él encontró eco en los demás medios de comunicación, que resolvieron ignorar nuestro derecho a la réplica y publicar las afirmaciones del alcalde sin contraparte.

Pugna entre Gustavo Petro y Daniel Coronell
Diferente actitud tomaron concejales de diferentes grupos políticos en el Concejo de Bogotá, que le pidieron al gerente de la EAAB las copias del informe o hacer una exposición sobre su inexistencia. A los convocantes al debate, la EAAB les envió una versión posterior del informe al que se refería Noticias Uno, en el que se omitía la información crítica; planteó que el agua a la que se refería el informe era a la de la Red de Abastecimiento (es decir, la que ingresa a las plantas de tratamiento); aseguró que nunca se había detectado E-Coli en la Red de Distribución (la que llega a los hogares) y desarrolló su argumento según el cual los informes internos de la EAAB deben ser considerados información estratégica y en el mismo sentido excluidos del conocimiento público.
El siguiente informe de Noticias Uno dio cuenta de las respuestas del gerente de la EAAB, pero como había claras evidencias de que en los informes de la EAAB cierta información entraba y salía, según el destinatario, resolvimos hacer una prueba como las que centenares de medios de comunicación han hecho en sus ciudades del mundo: contratar un laboratorio certificado por el Bureau Veritas, para que verificara la calidad del agua que toman los bogotanos de diez casas de diez localidades seleccionadas al azar.
Dos de estas muestras tenían micro-organismos por encima de lo que ordena la norma. Nuevamente le informamos de nuestro hallazgo a la EAAB y nuevamente su gerente o vocero se negó a comentar el hecho. Luego de la publicación y a través de terceras personas, supimos que su explicación tenía que ver con el hecho de que no se podía descartar una contaminación del agua dentro de las viviendas. Hubiera sido oportuno y justo para nuestra audiencia contar con este comentario al aire. Pero, contrario a lo que decía el emisario de la EAAB, no se podía presumir que una de estas viviendas fuera lo que en el tuit-debate se llamó EdificiosEnvenenados; se trataba de un jardín infantil que, como todo establecimiento abierto al público, debe cumplir con los requisitos sanitarios mínimos establecidos por la Secretaría de Salud de Bogotá precisamente para evitar riesgos sanitarios a sus usuarios y sin el cual no podría recibir alumnos.
Es ahí donde la marrana tuerce la cola. Hacen diez análisis y sólo presentan dos resultados, nada que ver: el de un acueducto veredal y el de una construcción precaria, muestra tomada después del contador de la EAAB. Les tocó ir lejos para encontrar esos resultados. De los otros ocho, ni mu.
Siempre el tono de los reportajes deja dudas a los ciudadanos sobre la calidad del agua que consumen.
La reserva que el gerente de la EAAB reclamaba frente a la información a su cargo, no estaba contemplada en la ley, según la sentencia del Consejo de Estado que lo forzó a entregar los informes a los concejales que los reclamaron. En un párrafo de las respuestas, la EAAB retomaba el tema del E-Coli y certificaba que 2, entre más de 14 Mil muestras tomadas, habían resultado positivas en la Red de Distribución (es decir, en la que llega a los hogares, antes de pasar por el contador de las casas). Estas respuestas fueron el sujeto de la más reciente nota de Noticias Uno, que es la que parece haberla impulsado a usted a decir que rebosamos la copa de la intolerancia frente al alcalde Gustavo Petro y el agua de Bogotá.
Esta vez el reportero de Noticias Uno hizo fila con sus colegas, cuando el gerente de la EAAB se dispuso a recibir a la prensa. El gerente aceptó las preguntas, pero en su respuesta principal desarrolló su inconformidad con la sentencia del Consejo de Estado y así se informó, tal vez con tono triunfalista después de una noticia que había generado grave estrés en la redacción. Sí había muestras positivas de E-Coli en la Red de Distribución del agua de Bogotá bajo el control absoluto de la EAAB. Noticias Uno debe estar alerta para evitar que las emociones del equipo de redacción provoquen en la audiencia reacciones diferentes a la sensación de sentirse bien informada.
Nuestra información inicial era correcta. Por supuesto no vamos a rectificar la verdad y es la verdad lo que hemos dicho al aire.
No, no, no.
Todo lo demás –y otros comentarios sueltos en tuiter–, es carreta: chismes ahí, que demuestran que NoticiasUno tiene problemas de comunicación con la administración distrital y/o divergencias graves, tal vez justificadas, con el gerente de la EAAB. Todo bien: si es un corrupto, denle clavo. Pero no jueguen con una información tan delicada como la calidad del agua que consumen casi nueve millones de bogotanos. No sean tan irresponsables. Eso es pecado.
Es un pecado de lesa naturaleza.
LA INFORMACIÓN NO ERA CORRECTA: CREARON UNA ALARMA INJUSTIFICADA EN LOS CIUDADANOS A PROPÓSITO DEL AGUA QUE CONSUMEN. No es alucinación mía. Así lo registran los ciudadanos que se han pronunciado y todos los medios de comunicación en los días siguientes al reportaje inicial: Además de la entrevista de El Espectador arriba citada, Semana RCN Caracol
Que las primeras muestras presenten bacterias ANTES de entrar en la planta de tratamiento, es perfectamente normal: para eso pasa el agua por la planta de tratamiento. Que, en términos absolutos, se encuentren 0.02% de bacterias en los análisis mensuales del agua de consumo, es una excelente noticia; que no se haya detectado la bacteria E-Coli a la salida de las plantas de tratamiento es LA noticia. La tolerancia de la OMS es de 5%: el agua que consumen los bogotanos respeta los más altos estándares internacionales de calidad.
Esto es lo que NoticiasUno se resiste tercamente a admitir. Este es el único punto que en realidad está en discusión.
Lo demás se lo pueden dejar a la sección de chismes, pero como no tienen, se lo pueden dejar a 'sweet, el dulce sabor…'
Otro incidente ocurrió el sábado, cuando nuestro reportero David Tarazona se ofreció para conseguir respuestas del alcalde en una rueda de prensa y se sintió maltratado como persona y como emisario de Noticias Uno. Esta vez un tuit-debate con el alcalde Gustavo Petro fue el que inspiró el Qué Tal Esto del siguiente día y un nuevo conflicto que se expresó desde ese día y hasta hoy en tuiter.
Tal como tú lo planteas, el agua de Bogotá es un preciado capital de la ciudad. Eso es lo que legitima las preguntas de nuestros periodistas, que aún no tienen respuesta.
Desde mi perspectiva, tan personal y única como la tuya, el conflicto no es que la independencia de Noticias Uno haya llegado a su límite, porque nuestro esfuerzo de más de una década ha sido para formar una audiencia capaz de comprender verdades difíciles y con criterio para escuchar planteamientos diferentes al suyo. Esa es nuestra idea de la independencia y sigue incólume.
Nuestras noticias están disponibles y cualquiera es libre de hacer comentarios sobre ellas inclusive si no las han visto. No importa si en la comunidad intérpretes de la información de Noticias Uno sobre Bogotá hace mayoría un grupo de defensores de oficio de la gestión del alcalde Gustavo Petro. Este grupo se caracteriza por su acoso a quienes divulgan lo que ellos (y a veces el alcalde) consideran ataques personales. Pero le aseguro que este no es el caso, aunque así lo digan decenas de tuiteros: aquí no hay ningún ataque personal. Como ciudadano, soy admirador de la carrera política del alcalde; lo considero un ejemplo por su capacidad para reconocer los errores propios (haber pertenecido a la guerrilla) y ajenos (la parapolítica) y para corregir (o por lo menos denunciar) lo que no deja nacer el país que todos soñamos. Me atrevo a decir, que ese es un valor que Noticias Uno comparte con el alcalde. Pero como periodista tengo que pedir y encontrar respuestas a los asuntos de interés público.
Obviamente se perdió el tono y el tema fundamental se enredó en tuiter los reclamos de Noticias Uno y de la Alcaldía sobre quién persigue a quién. El tema que preocupa a nuestra audiencia auténtica no es ese; es el agua, la salud pública, la existencia de muestras de una bacteria llamada E-Coli. Es un tema legítimo; miles de ciudades en la actualidad lo están discutiendo en la prensa. La audiencia de Noticias Uno está en capacidad de analizar las respuestas más complejas, más allá de que alguien crea que estamos hablando del Apocalipsis.
Este ya es un tema contaminado, porque cualquier alusión a él, va a ser reinterpretada en tuiter como otro ataque de Noticias Uno contra el alcalde, aunque por nuestra parte hay un declarado propósito de mayor tolerancia frente a las alusiones directas de los funcionarios a Noticias Uno. Encontrar las respuestas que planteamos hace meses, en este contexto, representa otro reto extraordinario que afrontaremos tratando de dar lo mejor de nosotros.
Finalmente agradezco su sesudo análisis y sus preguntas, que me estimularon para hacer esta reflexión.
Muchas gracias por su respuesta, de veras. Es muy reconfortante ser tomada en serio y obtener respuesta de alguien tan importante como usted.
Sólo que no resolvió mis verdaderas inquietudes. Entonces me voy a permitir enumerarlas para que le quede más fácil responderlas:
¿En su casa consumen agua del tubo para la sed, para cocinar, para los jugos, o utilizan agua en botella de plástico?
¿En su casa se duchan y se lavan los dientes con agua del tubo, o utilizan agua en botella de plástico?
¿De acuerdo con los resultados de análisis a los que NoticiasUno ha tenido acceso y a los certificados de la Secretaría de salud, el agua que consumen los bogotanos respeta los más altos estándares de calidad? ¿No? ¿Tiene Noticias Uno datos concretos o siquiera indicios de que el agua que consumen los bogotanos esté contaminada? [La respuesta debe ser científica. Le puede pedir a un biólogo o a un ingeniero que le sople].
¿Le parece mejor idea que los nueve millones de bogotanos compren agua en botella de plástico?
¿Por qué no presentan a los bogotanos resultados sobre la calidad del agua vendida en botellas de plástico? [Es bien sabido que, a menudo, es agua del tubo…]
[¿Por qué NoticiasUno utiliza la credibilidad de la periodista presentadora para lavarle la cara a una empresa de dudosa ortografía (NuevaEPS)? ¿No cree que las personas que estén escogiendo EPS tienen derecho a saber que los recursos para atender su salud podrían ser desviados para beneficio ilegal de los dueños de esa compañía?]
Está bien, si no quiere no me conteste, pero deje claro en su noticiero los puntos 3, 4 y 5, se lo ruego. Tómelo como la solicitud de rectificación de una víctima. Es la única respuesta que he querido desde el principio, usted lo sabe. Su pelea es con el gerente Bravo: la mía, con los vendedores de agua en botellas de plástico.
Ya no jodo más. Gracias por su atención,

Mónica Sánchez Beltrán

@navegandita


 
---------------

A Daniel Coronell,

Si no quiere hablarme está muy bien. Lo que no está bien, es que pase por detrás acusándome, ante sus decenas de miles de seguidores y sobre todo ante los míos, de tergiversar o de mentir a propósito de lo que han dicho en NoticiasUno, cuando sólo los he citado. Y también es feo no responder cuando yo le pido precisiones a ese propósito, con el fin de rectificar, si he cometido algún error. A mí, rectificar no me molesta. Al contrario.
Yo ni siquiera me he dirigido a usted, ni tenía claro si usted todavía estaba vinculado a NoticiasUno, pero por lo visto no sólo lo está, sino que sigue siendo el dueño. Esta debe ser la razón de su molestia conmigo porque considera que yo le doy mucho clavo a su noticiero. Es verdad que me refiero sólo a él porque es el único que veo. Y en semana, esencialmente escucho las noticias de la RadioNacional.
Usted sabe que no soy la única que se ha quejado del deterioro en la calidad del noticiero desde que lo dirige cecilia orozco. Bien pueda empútese conmigo todo lo que quiera a causa de mis críticas, pero eso es como ‘vender el sofá’. En mi vida no cambia nada, sólo voy a dejar de ver el noticiero para no tener que mortificarlo cuando vea algo inconveniente. También sabe que yo no nací el día de los que se quedan callados ni de los que se arrugan.
Bien pueda empútese y si no quiere responder tampoco importa. Puede seguir haciendo pucheros, pero también puede aprovechar para reflexionar a cerca de si dejó su patrimonio y su credibilidad en las mejores manos. Si algo queda claro es que no soy la única que lo piensa. Pero tal vez soy la única que se lo dice de frente.

Bueno, chau,

Mónica Sánchez Beltrán




ACTUALIZACIÓN

http://noticiasunolaredindependiente.com/archivos/57788 

septiembre 18, 2012

ellas procuran







El aborto, como la maternidad, es asunto que debe 
decidir la mujer concernida y sólo ella. 
Los demás tienen derecho a asentir.



El procurador Ordoñez pretende hacernos creer que su interés es proteger la vida. La vida de niños que aún no han sido insertados a la fuerza mediante violación en algún vientre adolescente o de niños clínicamente inviables que aún no han sido concebidos.

En cambio, la vida de verdad, la vida de nuestros niños natos no le interesa.

A pesar de que, desde el discurso inaugural de su mandato, Juan Manuel Santos admitió lo que ya se sabía desde hace tiempo, al reclamar a los grupos armados ilegales que 'nos devuelvan nuestros niños',
A pesar de que nuestras propias fuerzas armadas legales imponen de gana o de fuerza el servicio militar a nuestros jóvenes apenas salidos de la infancia,
A pesar -en últimas- de que la principal actividad económica del país sea la guerra y son nuestros niños quienes la libran,

El señor procurador no encuentra nada que decir. 

No encuentra nada que decir cuando el gobierno ordena bombardear a discreción, a sabiendas de que su solicitud inaugural no ha sido escuchada sino, bien al contrario, el reclutamiento forzado de niños ha arreciado, en todo el territorio, por toda clase de grupos criminales que les imponen entrenamientos macabros indecibles.
No se preocupa el señor procurador de los protocolos que deben proteger esas vidas sagradas. No vigila que sean aplicados. No investiga si han sido violados.
No le inquieta que, gracias a los eufemismos de la masacre, el éxito se cuente en bajas, resultados, positivos, héroes… que no son otra cosa que los cadáveres de nuestros hijos.


 No se inquieta tampoco el procurador Ordoñez de aquellos niños que sufren la negligencia del Estado en campos y ciudades, los desplazados, los hijos de nuestras Primeras Naciones… abandonados a la miseria, la violencia y la hambruna
No cuestiona el señor procurador el hecho de que los programas a ellos destinados no sean aplicados. No averigua a dónde van los recursos. No investiga a los funcionarios abusivos y/o negligentes…



No nos impresiona el señor procurador con sus poses integristas. Al contrario. Personalmente me inspiran la más profunda desconfianza. Es bien sabido que los más asquerosos pedófilos se esconden debajo de las sotanas y se agarran del rosario. Y también que los más feroces homofóbicos son a menudo homosexuales que se ignoran o quieren ignorarse.
La desconfianza se acentúa cuando el procurador viola la Constitución e irrespeta las leyes y los preceptos que debe defender. Cuando se amanguala impúdicamente con los mismos funcionarios que debe vigilar.


Ni dios ni el procurador ni nadie puede imponernos la obligación de seguir pariendo hijos para la guerra, la ignominia, la miseria.
 Ese dossier ya se lo hemos dejado a dios mucho tiempo y estamos cada vez peor.
La discusión del aborto terapéutico ya la dimos y no vamos a retomarla con el procurador ni con nadie. La justicia se ha pronunciado y no le corresponde al procurador contestarla sino acatarla. 
 Las siguientes discusiones a propósito de maternidad y reproducción no requieren la opinión del procurador ni de otros funcionarios. Discutiremos entre mujeres y les haremos parte de nuestras conclusiones para que den cumplimiento a sus funciones que, se les recuerda, son prestarnos servicio.

Teniendo en cuenta que el procurador ha vulnerado los derechos de las mujeres y nos ha irrespetado con su patético paternalismo y  también ha irrespetado la justicia, nosotras no lo queremos más a nuestro servicio. Lo declaramos insubsistente.
Es probable que logre hacerse reelegir gracias a la corrupción y el clientelismo. En tal caso que no cuente con nuestro respeto ni nuestra confianza. No reconocemos su autoridad. No acataremos su palabra.
Ya sabemos que es sólo un triste payaso sin autoridad moral.









agosto 26, 2012

periodistas, jueces





 Dedico esta entrada con todo cariño a mis amigos periodistas. 
Serio. Ustedes saben que yo los quiero mucho.
Lo hago como quien le quita las llaves del carro 
a un amigo embriagado, aunque se empute.




Tengo una hermana que fue mi mejor amiga de infancia, mi cómplice, mi cantante favorita, mi confidente. Con nadie como con ella he reído a carcajada batiente, tan francamente, por cosas tan insignificantes que sólo ella y yo entendemos. Con nadie nunca más reiré tan profundamente. Ni con ella, porque hace muchos años que dejé de hablarle. 
Es que, con el paso del tiempo, adquirió un hábito que me resulta insoportable. Consiste en meter palabras en mi boca que jamás he pronunciado, pensamientos en mi mente que jamás he pensado y hasta intenciones en mi espíritu que jamás me han atravesado. 
Su método es simple. Tiene una única frase lapidaria: 
"Usted DICE que no, pero yo SÉ que sí". 
Y ya: quedo condenada a muerte. 
Nadie como ella puede sacarme la reputa piedra.

 … salvo algunos periodistas, a veces. Y con el mismo método.

Es el caso del aquelarre de María Jimena Duzan, Cecilia Orozco y la otra, la boba, la mariaisabel.

No, pero, ¿qué se creen? Los jueces de la Corte Suprema de Justicia están en todo su derecho de emputarse, yo los comprendo.

Veamos por ejemplo algunas perlas de la Maria Jimena: afirma como único argumento para criticar el primer cambio de los que se ha presentado en la Corte:
"El magistrado ponente de este cambiazo de jurisprudencia fue Fernando Castro, quien de ser defensor de Víctor Carranza, pasó en 2010 a ser magistrado de la Corte Suprema de Justicia en reemplazo de Yesid Ramírez."
dejando en el aire ese profundísimo argumento de que el abogado defensor de criminales es, forzosamente, un criminal. Es su estilo. Ella es capaz de extrapolar con ese hilito hasta llegar a reprocharle a la exfiscal Morales un viaje en avión, seguramente pagado por su marido, abogado de paramilitares, o sea, con dineros del narcoparamilitarismo porque los abogados de los criminales no perciben honorarios, sino que se lucran del crimen.

Queremos jueces especializados en derecho penal pero que sólo hayan defendido monjitas de la caridad. No señora: aún en el caso de que un abogado logre, con argumentos de ley, sacar libre a un criminal, quiere decir que la ley tiene una brecha que hay que rebosar.
En esas estamos, porque  nuestro sistema judicial es frágil.
En el segundo y tercer casos que menciona, también extrapola con la misma ligereza. Estoy segura de que los Magistrados sustentaron sus ponencias con argumentos jurídicos, pero no los conocemos porque la periodista los descartó y prefirió presentar sus infalibles presunciones.
No importa lo que los magistrados DIGAN, ella SABE.


La otra, la Orozco, en realidad sólo la conozco a través de los lamentables cambios que ha sufrido Noticias Uno desde que ella dirige el noticiero.
 Confieso que no leo sus columnas y que me cae gorda porque participó en el matoneo contra la exfiscal Morales, con el peregrino argumento de que a ella el que le caía gordo era el marido de la Fiscal.
Yo no sé la Corte, pero yo sí tengo la convicción de que es estúpida. 
Ella sí que SABE. La prueba es que conoce el método, tantas veces probado en las películas, para encontrar al malo.

El carné de periodista no es patente de corzo. La palabra del periodista no es sagrada. A veces se equivocan, a veces la venden, a veces es difícil distinguir opinión de propaganda. Y a veces acusan, atacan y arruinan inmisericordemente carreras y vidas.
Retractarse ante la equivocación no es de cobardes, todo lo contrario. Pero los periodistas parecen presentar una seria alergia a ese verbo. No sé si lo enseñan en la universidad.


Yo sí creo en el derecho a opinar. Y creo en la importancia de la denuncia. De hecho las práctico permanentemente y les puedo asegurar que me han costado mucho.
Pero sobre todas las cosas, creo en la Constitución, creo en el Sistema de Justicia, creo en la Corte Suprema de Justicia, creo en la Corte Constitucional y en todos y cada uno de los Juzgados Municipales y de Circuito. Creo en la Majestad de la Justicia. Creo, como uno de esos credos que se rezan en las iglesias, por personas que tienen la suerte de la mucha fe.
Creo que un sistema de justicia fuerte es nuestra única posibilidad. Y creo que es nuestra obligación fortalecerlo y protegerlo.



Nuestro sistema de justicia es frágil porque no ha cesado de sufrir ataques feroces desde aquella vez que un tanque de guerra entró por la puerta principal de su templo y la hirió de muerte, mientras los periodistas nos echaban uno de fútbol.  
 Y que no se escuden en la ministra que dio la orden: los periodistas desperdiciaron una excelente oportunidad de desobedecer; y todavía estamos pagando las consecuencias.
Digamos que el periodismo no tiene autoridad moral para asestarle a la maltrecha justicia el botellazo mortal con este linchamiento.

En este caso finalmente no sé quien tenga la razón pero estoy segura de que no es escupiendo injurias como fortaleceremos nuestra justicia. Si hay jueces criminales, deben ser denunciados y la justicia debe seguir su curso. Y nosotros debemos respetarla. Un poquito de ponderación señores periodistas, que la infalibilidad tampoco es de ustedes.

'Venganza criminal', 'el cartel de la toga', 'al servicio del narcoparamilitarismo uribista' y otros panfletos por el estilo es lo que he visto pasar. ¿Los reconocen? Son los argumentos de los buenos.
Y 'No les ajusta la toga'. Qué es eso, don Fidel. Usted no quisiera que alguien le diga una cosa tan horrible de su pluma, sólo porque alguna vez se equivoque.

Los buenos siguen siendo más. Qué miedo.















agosto 19, 2012

tengo un sueño

No se puede comparar el caso de Pilar Hurtado con el de Assange. O, lo que sucede más a menudo, justificar los excesos de los militares con los de los criminales. Un ciudadano que transgrede las leyes es un criminal. Aun cuando –a veces es el caso– esté haciendo lo correcto. Cuando un delincuente comete un delito, está haciendo su trabajo. En cambio, el Estado no puede delinquir. Su deber es hacer respetar la ley y proteger a todos los ciudadanos, incluso a los delincuentes. Porque si el Estado transgrede sus propias leyes entonces en qué quedamos.
El problema es que en Colombia el Estado está lleno de criminales. De los que nunca hacen lo correcto. Las mafias nos han ganado todas las batallas que hemos librado con la esperanza de construir un país mejor; y están incrustada en el poder.  Por eso estamos llevados de san putas. 

Desde este punto de vista, el trabajo de periodistas como Daniel Coronell es peligroso, pero más bien fácil: no es sino poner el dedo en un nombre de funcionario o institución y sale pus. Porque encima de criminales son descarados. Pasan dejando evidencias que a veces son difíciles de ver, pero por lo grandes. 
Estamos dirigidos por tantos criminales y desde hace tanto tiempo, que ellos conforman el Estado legítimamente constituido. El que se nutre de la guerra, la corrupción, la mentira, la estupidez…
Por eso cuando se desenmascara públicamente a un funcionario por sus abusos y sus crímenes, no pasa nada. O en el mejor de los casos, se cae… y es remplazado por otro igual de corrupto, o peor.
O tal vez no. Tal vez alguien pueda relevar el reto de encontrar UN funcionario sin mácula. Pero eso sería como una curita sobre un cáncer.

El país entero es una pústula sangrienta que perdió toda sensibilidad. 
Entre violencia y corrupción, sólo podemos observar impotentes la avalancha de horrores que nos aplasta cotidianamente. Los que aún tenemos capacidad de sorpresa o indignación, no alcanzamos a recoger la carraca que nos tumbó al piso una barbaridad, cuando nos cae la siguiente. Por eso estamos tan maltrechos. Por eso somos una nación enferma. Demente.

Si no, ¿cómo explicar que un informe como el de la periodista Natalia Springer a propósito de los niños reclutados para la guerra, pase prácticamente desapercibido?

Como un alcohólico que aún no admite su problema, no queremos admitir la vergüenza de que la principal actividad económica del país es la guerra y que son nuestros niños los que la libran. No queremos admitir que hemos sacrificado varias generaciones en el altar de la mafia y que –como la del alcohólico–, nuestra situación es cada vez más vergonzosa, más desesperada, más dolorosa.

A esa masacre permanente le hemos dado varios nombres, el último de los cuales, guerra contra las drogas. A los niños y jóvenes que la llevan a cabo también les damos nombres: soldados, paramilitares, guerrilleros, bandas…Y a los desechos que produce esta fábrica infernal, les llamamos bajas, héroes, positivos, resultados: lo que sea para no admitir que son despojos mortales: los cadáveres de nuestros hijos. 
Sin contar los otros residuos: poblaciones desplazadas, abandonadas, espoliadas, humilladas, masacradas…

Los libramos sin resistencia a la deshonrosa gloria de esa puta que llamamos patria. Que no es otra cosa que la mafia que nos gobierna, cuya gloria consiste en arrasar tierra y gentes para beneficio propio. Porque encuentran natural rendirse y rendirnos al poder de los dueños del mundo con la esperanza patética de ganarse una entrada en ese club.

Es cierto que Colombia es una fosa común vergonzante.

No que todos seamos como las mafias que nos gobiernan. Somos muchos los que nos dolemos de este estado de cosas y pasamos denunciando y protestando. 
Nuestro drama es que adolecemos cruelmente de líderes. 
También es cierto que nos los han ido asesinando a medida que han surgido.
Por eso es que estamos claudicando y ya estamos casi muertos.


¿Qué hacer? Yo no tengo ni idea pero sí sé que hoy contamos con herramientas de comunicación poderosas que nos permiten hacer lo mismo que los alcohólicos cuando finalmente admiten su problema:  hablar con sus semejantes para encontrar solidaridad y pistas de solución. 

Son un poco ridículas todas esas mediciones que hacen los medios para establecer liderazgo en la redes sociales, siendo tan fácil: tiene influencia el que tiene influencia y ya. Nosotros sabemos quienes son.  A quién escuchamos. A quién le creemos. Quién comparte nuestras ilusiones, nuestros principios, nuestras expectativas. Hay para todos los gustos. 
Así nos vamos tejiendo.
Yo me uno a quienes se avergüenzan y se indignan ante la injusticia, la iniquidad, la corrupción, la violencia, la mezquindad. Quiero aprender de ellos.

Mi sueño es que a través de ellos, tejiendito, tejiendito, encontremos a nuestros líderes sociales y políticos. Esos que nos llevarán hacia la pacificación

Sólo eso le pediría a mis líderes: Que desarmen las manos y los corazones de nuestros hijos, para que podamos lavar la sangre de nuestras manos y nuestras conciencias. 
Para que podamos emprender nuestro camino de sanación. 
Lo demás seguirá naturalmente. 
Un día a la vez.














regalito: una historia del creador de tuiter




agosto 03, 2012

me voy de tuiter



Dedico esta entrada al Señor Enrique Parejo [@ParejoGonzales]
que lo mataron mal y afortunadamente aún existe, 
como testimonio de que alguna vez tuvimos líderes.
Pero esa guerra también la perdimos:
ese exterminio también lo permitimos.



Hemos convertido este espacio, que es el nuestro, en una feria de vanidades por la que desfilan los egos más importantes del país. La información que puede ocuparnos varios días son las bobadas que dijo una boba y después las bobadas le que dicen a la boba, las excusas de la boba, comentarios a las excusas de la boba… y, de ahí, saltamos apasionados a las telenovelas y a los realitys y a los dramas de las vedettes de las telenovelas y los realitys… 
Todo el circo que nos ofrecen los dueños del país, que son los mismos dueños de los medios.
Y el circo de los políticos, que son los payasos que se ríen de su público. 
Y así…

Se nos va la vida mientras asistimos, impávidos, a un nuevo exterminio sistemático en nuestra larga historia patria de exterminios sistemáticos. Esta vez, es el genocidio de los últimos miembros de nuestras Primeras Naciones y las Comunidades Negras. Sus delitos son rechazar la guerra, vivir en territorios que otros codician, atravesarse en la ruta de la LocomotoraMinera: disminuyendo su velocidad, imponiendo el problema de las consultas o pretendiendo parte de sus beneficios en detrimento de las grandes empresas: imperdonable.
Nuestro eterno reality nacional.

Ustedes dirán que uno no puede ser tan estúpido de pretender que las personas importantes del país, que tienen voz, que tienen una voz potente y con eco: los intelectuales, los periodistas, escritores, cantantes, actores… que todas esas personas notorias e importantes, paren todo y despierten a la nación con sus potentes voces y utilicen la red para exigirle al gobierno que detenga el genocidio.
Que muestre respeto y consideración por esas poblaciones vulnerables, que además son los protectores de nuestra tierra, conservadores de nuestra historia verdadera, portadores de la poca dignidad que nos queda. 
Exigirle al gobierno que detenga ese exterminio que se está llevando a cabo en nuestras narices, gracias a la falacia de la necesidad de la guerra; con el buen viejo método, tantas veces probado, de declarar a las víctimas amigos de los terroristas, ilegales, enemigos de la patria. Y el otro método, igualmente eficaz, del abandono y la privación de mínimos servicios.

Ustedes dirán que uno no puede ser tan estúpido de pretender que la gente importante se ponga en esas, pero yo les puedo asegurar que sí. Uno puede. Y constatar mi estupidez me llena de frustración y de tristeza.

Hay un caso en particular que para mí es emblemático de lo que está pasando. Es una denuncia terrible. Llevo meses insistiendo, sin trascendencia.  Por eso me permití escribirle una carta al Presidente, yo sé que es una bobada pero es todo lo que puedo hacer. Ahí les dejo la versión final por si quieren hacérsela llegar. Le doy las gracias al @Oyerista, que se tomó la molestia de leerla y prodigarme sus consejos para corregirla. Y también al @Colombiascopio Calvás que siempre ha atendido mis inquietudes y, cada día, abre sus micrófonos de la Radio Nacional haciendo valer su lema 'esta es la radio de todos los colombianos'. Lástima que no le paramos bolas.
Como tampoco le paramos bolas a @HollmanMorris o incluso a @PiedadCórdoba u otros, que llevan años denunciando esto y, cuando bien les va, apenas obtienen una solidaridad condescendiente, por el derecho que tenemos todos a decir locuras…

En fin, ustedes no me paren bolas. Sigan comentando telenovelas y realitys que cuando el genocidio esté consumado, permitiendo el paso del desarrollo y, finalmente, nos despertemos con la Amazonía y el Urabá pavimentados, nuestros dueños producirán una bonita telenovela para contarnos la gesta.
Ustedes no sean estúpidos como yo que, por andar denunciando, acabo siempre en la miseria, cada vez más aislada, lamiéndome sola las heridas. Sigan lamiéndose mutuamente los egos, sigan solidarizándose para preservarlos de la crítica. Eso les sienta bien.

Solamente, yo no los sigo mirando porque a ratos me asalta el sentimiento de uno de esos niños atormentados, observando desde un rincón del patio de recreo a todos los que juegan felices en equipo. Y él no entiende porqué tiene que portar solo tanta tristeza. No es lo mismo, pero es igual.   

La otra vez, cerré temporalmente mi cuenta de tuiter, sin saludar, y algunos de ustedes alcanzaron a inquietarse por mi bienestar. Fue una malparidez de mi parte que prometí no repetir. Por eso mi cuenta está aún activa, aunque esta vez mi retiro es definitivo.
Mi saludo cariñoso a todos los que me ofrecieron su amistad. #UstedesSabenQuienesSon

No jodo más. Me quito. Chau.



PS: ya volví. nadie le para bolas a mis pataletas y me quedo mamando, más aburrida que una ostra #paridos :P
ahora tengo un sueño









julio 30, 2012

Carta al Presidente


Señor Presidente
Juan Manuel Santos
En su máquina.-

Asunto: Los niños del Chocó se están muriendo de hambre

Señor Presidente,
Yo abrí este blog para aprender a escribir sin rabia, pero se me está dificultando la tarea porque hay muchas cosas que no comprendo y llenan mi corazón de rabia. Entonces decidí tomar ejemplo de los niños del Cauca que le escribieron esas bonitas cartas, para plantearle mis inquietudes directamente a usted, que es quien puede solucionarlas.

Para no alargarme, sólo le hablaré del caso que más me mortifica hace meses, cuando leí una pequeña nota de RCN, que dice que a los niños de las comunidades indígenas del Chocó el hambre los lleva al suicidio y también que, 8 de cada 10 de ellos, presentan signos clínicos de desnutrición crónica. Pero como en la nota  el director del ICBF reconoció la existencia del problema, supuse que medidas urgentes serían tomadas.
Quedé tranquila cuando escuché en la Radio Nacional al señor Antonio Posso, alcalde del Bajo Baudó, contándonos que había obtenido, en Bogotá, la seguridad de que brigadas de salud serían enviadas a la región. 

Por eso, esta semana –cuatro meses más tarde (!¡)– cuando volví a escuchar al mismo alcalde Posso, del mismo Bajo Baudó, en la misma Radio Nacional, clamando que ninguna de esas brigadas de salud se había presentado en la región, la carraca me quedó en el piso.


Por supuesto, la situación ha seguido deteriorándose: ahora hay una epidemia de tuberculosis. Y la reacción de los encargados de la salud pública, ahí…


Pero cuando mi sorpresa se convirtió en rabia, fue al escuchar las explicaciones del director del ICBF, Diego Molano, patinando en sus propias babas: Ni siquiera se murió de la vergüenza, siguió respirando como si tal. 
Como las denuncias del alcalde, sus explicaciones fueron iguales a las de hace cuatro meses: vaguedades de catálogo de funcionario.
Dijo que en un Centro de recuperación están atendiendo quince niños. Mintió que dos equipos móviles están ocupándose de la región del Alto, Medio y Bajo Baudó y aplicando todos los programas del Instituto.

Dejó claro, eso sí, que la crisis es culpa de los miembros de esas comunidades que sacan a los niños de las regiones aisladas demasiado tarde, cuando ya los Centros de recuperación no pueden hacer nada.
Debe ser esta la razón de que los Centros cuenten con su propia Partícula de dios, que practica el método de selección natural: cuando los niños están en estado muy avanzado de desnutrición o tienen otros problemas –como retardo mental– la Partícula de dios decide que deben morir. Les niega incluso un mínimo alivio al sufrimiento, aunque sean unas gotas de suero: simplemente no los recibe.



Molano anunció también que se iba a enterar del estado de la situación porque no tenía ni idea y volvió a prometer que tomaría las medidas necesarias. Me consta que tomó dos  inmediatamente: 1. cambió su ávatar de tuiter –que representaba el rugiente escudo del Santafecito de su alma–, por una foto suya cargando sin asco un niño indígena, rebosante de salud y belleza, con todo y mochila; y 2. puso al administrador del tuiter del ICBF a espamiar con el hashtag #EstamosCumpliendo, como si usted hubiera prometido que iba a dejar morir de hambre a los niños…

Yo creo que sus asesores de imagen y de otras cosas mantienen es ocultándole la información. De lo contrario, usted habría continuado, como al principio, ocupándose de los problemas reales de la gente y ejecutando los programas que anunció. En vez de haberse dejado embolatar por los cacareos del expresidente que introdujo la motosierra en nuestra historia y que ahora nos quiere seguir imponiendo agenda.
Tampoco le ha colaborado con esta información el Ministro de minas que –él sí– se la pasa moviéndose por todo el Chocó anunciando que les va a echar encima una LocomotoraMinera y otras barbaridades. Pero eso es otra carta.

Otra cosa que me ha entristecido es que cuando le planteo esta situación tan terrible a la gente, lo que parece sorprender es que yo esté sorprendida. Me dicen que hay muchos casos así, en muchas regiones del país, particularmente en las comunidades indígenas y que el abandono del Estado es total.
Mejor dicho, como si los funcionarios hubiesen simplemente afinado una técnica para despejarle el paso a la LocomotoraMinera: algo así es lo que la gente piensa, como una fatalidad.
Yo me niego a creer eso. Pienso que este caso de los niños del Chocó es particular y, de todos modos, ya no puedo hacer como si no supiera. Y usted tampoco.

Cordialmente,

Mónica Sánchez Beltrán



Anexos
Entrevista completa del alcalde del Bajo Baudó


Entrevista completa del director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar








julio 21, 2012

Los periodistas de la patria

Esta semana fueron los periodistas de la patria los que me sacaron la reputa piedra. 
Pero yo abrí este blog para aprender a escribir sin rabia y además yo a los periodistas los quiero mucho. Hasta demasiado, a ratos. Entonces, trataré de explicar con calma por qué me pareció mal la actitud casi unánime contra los indígenas del Cauca, dizque porque irrespetaron y humillaron a la autoridad.
Los héroes de la patria desplazados unos cuantos metros, previa advertencia de que los aborígenes, los habitantes milenarios, los dueños de esos predios, históricamente desplazados a bala por toda clase de salvajes, legales e ilegales,  se cansaron de servir de escudos humanos en una guerra que no les corresponde: insoportable.
Hay que ver los editoriales en tono perentorio de los periodistas de la patria ante la conmovedora imagen de un pobre soldadito llorando a moco tendido porque no lo dejaron echar bala, hay que ver la referencia permanente a la infiltración terrorista en el movimiento indígena contra la guerra, hay que ver la arrogancia y el irrespeto con el que entrevistaban a los representantes de los pueblos aborígenes y la obsecuencia y las reverencias ante los generales. 
Hay que oír el doloroso silencio ante el asesinato y el maltrato de los insurrectos, desarmados, cuando finalmente el presidente escuchó las exigencias del pueblo colombiano, que escupían ultrajados los periodistas de la patria.
¿De veras creen que el ejército de los falsos positivos necesita solidaridad y motivación para echar bala, en vez de fiscalización y control?

El verdadero problema es que en Colombia admitimos la guerra como una fatalidad. Somos el único pueblo feliz de pagarnos un ejército que nos combate a nosotros mismos. Nos parece normal, y aplaudimos, la barbarie de los bombardeos,  sobretodo cuando matan unos cuantos narcoguerrilleros, aunque sepamos que la mayoría de ellos son jóvenes movilizados a la fuerza. Como los soldados. De los mismos indios que somos todos. 
Somos felices matando a nuestros hijos dizque para que los hijos de los gringos  no se maten consumiendo droga. Matando a nuestros hijos y arrasando nuestra tierra por una mentira tan absurda: si de verdad quisiéramos hacerle la guerra a las drogas, estaríamos bombardeando New York.

Los periodistas de la patria también juegan a la guerra. Mantienen a la gente convencida de que es inevitable; que hay buenos y que hay malos; héroes y villanos; que estamos avanzando o reculando. Como si no estuviéramos simplemente zambullidos en la mierda.
Estoy diciendo obviedades, ya sé. Por eso, a ratos, los periodistas me sacan la reputa piedra.






PS: He recibido varios comentarios negativos por la generalización de mi crítica. Pensé que sería clara la referencia periodistas 'de la patria' en cambio de periodistas, porque pienso que a la palabra 'patria' la han manoseado mucho para legitimar toda clase de desafueros en su nombre.
Pero evidentemente mi referencia no era clara así que presento mis disculpas a los periodistas, que son pocos, pero muy importantes.