noviembre 23, 2012

viva SanAndrés soberana, para que SanAndrés viva


Fronteras tiradas con escuadra: siguiendo el mismo viejo método europeo que se impuso como modelo. 
Con escuadra también dividieron África y Norteamérica: tirando líneas rectas que separan los intereses de unos cuantos. No importa por encima de quién pasen los trazos. Porque en el modelo europeo las gentes no importan; sobre todo las gentes de tierras ajenas. Las Naciones Seculares de las tierras invadidas son, en el modelo europeo, un problema por exterminar. En Norteamérica ya acabaron; en África, van bien.
En América Latina la indignidad es que nosotros mismos hemos ido exterminando a nuestras Primeras Naciones porque adoptamos dócilmente los modelos europeos.

Visto así, en plano dibujado, se puede decir en honor a la verdad que la historia ha sido generosa con las fronteras marítimas de Colombia, en detrimento de Nicaragua y Costa Rica que, sobre el Caribe, quedaron arrinconadas. Visto así, pintado, se puede decir que el fallo de la CIJ es justo con Nicaragua. Y también es justo con Colombia, que no merece sus mares ni sus selvas ni sus costas ni sus montañas ni toda esa generosidad que  ha tenido la historia con su geografía y su diversidad. Visto así, el fallo sería justo si San Andrés fuese un archipiélago inhabitado.

La injusticia es que nadie tuvo en cuenta la existencia de la Nación que habita el archipiélago. Una Nación integral, con su propia historia, sus tradiciones, sus costumbres y, sobre todo, su propia cultura, su propia lengua. Una Nación frágil desde su origen pero que ha sabido resistir a pesar de la negligencia y la  indolencia de quienes se pretenden sus dueños y la de quienes quisieran adueñarse. 
Una Nación que el fallo de la Corte Internacional de Justicia amenaza de exterminio.

Porque –fieles al modelo europeo– el reparto se hizo sin tener en cuenta a la Nación sanandresana. Sin siquiera consultarlos, sin pensar en ellos un minuto. Nadie. Ni Nicaragua ni Colombia ni la Corte Internacional de Justicia. Porque nadie estaba pensando en la riqueza que representa esta Nación para la humanidad, sino en las riquezas que se esconden bajo esas aguas.


Ya debe ser tiempo de que los sanandresanos tomen su destino en mano si quieren sobrevivir como Nación.
Una pista de solución:
  1. El gobierno del archipiélago de San Andrés convoca a sus habitantes a un referendo que proponga declarar la soberanía de la Nación sanandresana, como Estado Asociado a Colombia, suscribiendo su Constitución y bajo su protección.
  2. Declarar la soberanía de la Nación sanandresana sobre las decisiones que afecten su territorio, su economía, su cultura y sus derechos ancestrales.
  3. Rechazar el fallo de una lejana Corte que los condena a la extinción, atomizando la integridad de su territorio ancestral, despojándolos de sus recursos, destrozando su seguridad alimentaria, su economía y sus costumbres …
  4. … dejándolos a merced de quienes querrán explotar la riqueza de sus aguas y el petróleo del subsuelo marino, sin siquiera consultarlos, aunque previsiblemente será el pueblo sanandresano quien sufra todas las consecuencias de su ecosistema destrozado. La consulta previa a la implementación de proyectos, es una protección que ofrece la Constitución colombiana a las comunidades vulnerables y a las Naciones Ancestrales. El fallo de la CIJ los priva de esta protección. [Ignoro si consultar a las comunidades, antes de tomar decisiones que afecten tan gravemente sus destinos, es también una exigencia de los acuerdos multinacionales sobre Derechos Humanos. Si así es, esta sola omisión debería invalidar el fallo de la CIJ.]
  5. Delimitar con Colombia la frontera marítima de ese Estado Asociado con base en las fronteras históricas de su territorio.
  6. Acordar soberanamente con Nicaragua y Costa Rica, zonas de régimen común si así conviene a los intereses del pueblo sanandresano.
El gobierno pensó en 'los pescadores artesanales' cuando ya estaban condenados y sólo para ver cómo podía usarlos en beneficio propio. Si de veras le preocupara el destino de la Nación sanandresana, le pediría perdón de rodillas y le ayudaría a implementar una solución que la salve del peligro que enfrenta, por culpa de la negligencia e incompetencia legendarias del Estado colombiano. 







10 comentarios:

  1. Moni, me imagino que tienes razón, pero no tengo ni idea. Es que no he estudiado el tema. Sin embargo, eso pensaba en estos días, San Andrés debería ser un Estado independiente.

    ResponderEliminar
  2. justamente, tu post inspiró el mío.

    ResponderEliminar
  3. Doña Navegandita: Como es costumbre, tremendamente lúcida en sus críticas!

    Respecto al comentario de que el fallo de la CIJ fue 'justo' con Nicaragua, he tenido algunos cuestionamientos, recordando mis clases de Derecho Internacional en la U. En principio, la CIJ debería fallar en Derecho y no en Equidad, dado que no había acuerdo entre las partes. Pareciera, de hecho, que la CIJ sí se inclinó más por un fallo equitativo. He leído varios argumentos que critican el fallo desde el punto de vista jurídico, en particular por los enclaves.

    Respecto a la "Nación" de San Andrés, pensaría yo, después de haber escuchado las declaraciones de los sanandresanos, que ellos mismos no quisieran independizarse de Colombia, de hecho pareciera que se sienten más colombianos que muchos de nosotros. Lo que sí he visto es que piden a gritos la presencia del Estado, que a la larga, es la misma petición de los departamentos más pobres del país. Sin embargo, entiendo la noble intención de su crítica y sugerencia.

    En algo que usted tiene mucha razón, y que ha resultado ser tal vez lo más doloroso en este episodio, es que la opinión de los sanandresanos no tuvo el protagonismo que merecía. El Gobierno Nacional no los hizo parte del proceso, y sólo hoy pretende dialogar con ellos. Tal vez el resultado hubiera sido muy diferente si en cambio de tener un equipo diplomático conformado exclusivamente por 'los mejores juristas' del mundo (como los calificó la Canciller), se hubiera incluído la voz de los dueños del territorio. Desafortunadamente, no creo que el gobierno tenga la voluntad para entender que esa fue la gran lección de este adverso fallo.

    Sería deseable que la CIJ tomara en cuenta las opiniones/necesidades de los habitantes del territorio, durante la evaluación de los argumentos que les presenten las partes. En este caso, le correspondería al gobierno colombiano, llevar ante la CIJ argumentos socioeconómicos muy sólidos respecto a los intereses de la población afectada; y precisamente por ésto es que la representación de los sanandresanos dentro del equipo diplomático que preparaba los alegatos pertinentes, era tan importante y necesaria.

    El equipo diplomático no fue interdisciplinario, fue básicamente jurídico. No hubo representación de los habitantes del territorio, pero tampoco hubo (a mi gusto) representación de técnicos que advirtieran con cifras el impacto económico/financiero para el departamento, ante posibles resultados adversos. La cuantificación monetaria de las posibles pérdidas, tiene el 'encanto' de motivar en muchos casos, una diplomacia realmente efectiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mira Angela, otro documento sobre el tema http://censat.org/articulos/10030-noticia/10448-los-derechos-del-pueblo-raizal-de-san-andres
      yo creo que eso es lo que tiene sentido, la corte quéh…

      Eliminar
    2. En la marcha que hubo en San Andres el 23 de Noviembre, calificada como la mas grande en la historia de las islas, no hubo una sola bandera Colombiana. Hay muchas voces pero la que expreso el pueblo de San Andres en casa, fue muy clara. Nacion, si senor!

      Eliminar
    3. Muchas gracias por su comentario, Fearless Warrior. Lo que más me han dicho en tuiter es justamente que debe ser decisión de la Nación sanadresana lo que harán de su porvenir. Ojalá encuentren el respaldo que necesitarán, sea lo que sea que decidan. Siempre contarán con mi respeto y apoyo.

      Eliminar
  4. Gracias Angela por tus comentarios.
    Tengo que confesar que yo no he tenido en cuenta el proceso ni los argumentos de ley porque, como siempre, escribí primero con el hígado y después me puse a averiguar. En realidad sí existen varios movimientos que reivindicar los derechos de la Nación sanandresana y promueven su autonomía. Aquí encuentras una declaración de 2002 que me parece muy consistente '[PDF] declaration of the indigenous raizal people of the archipelago of st '
    Siendo un pueblo indígena, es decir originario de esa isla porque ahí se creó, debería estar protegido por este manual de buenas intenciones de la ONU 'Manual para defender los derechos de los pueblos indígenas' (busca el gugol esos documentos porque los link son muy largos)
    Seguramente Nicaragua y Colombia tienen de donde discutir con argumentos de ley vario siglos, pero si yo fuera San Andrés los mandaría a todos a la mierda. Sobre todo a la CIJ.

    ResponderEliminar
  5. Tan fuerte es esa intención de soberanía real, que no permitieron que las intenciones procelitistas y politiqueras de AUV formaran parte de la marcha de la semana pasada

    ResponderEliminar
  6. Anónimo20.1.13

    http://www.elisleño.com/index.php?option=com_content&view=article&id=5091%3Aamen-sd-se-pronuncia-sobre-el-fallo-de-la-haya&catid=36%3Apolitica&Itemid=79

    ResponderEliminar
  7. Anónimo26.1.13

    Lo primero que tengo que decir, es que Col nunca debió poner en tela de juicio, un territorio que ya era suyo. Por otro lado, como lo mencionas, el gobierno solo se acordó de los raizales, luego que les quitaran el mar. Asi mismo, se le olvidó que la isla vive netamente de la pesca, turismo, y el comercio. Por otro lado, no hay industrias, inversión extranjera y el desempleo, aunque es bajo, es de mala calidad. Hubiera sido mejor, que el gobierno hubiése invertido esos 5 millones de dólares, que gastó en abogados, en seguridad y en mejorar las pésimas condiciones de la isla. En todo caso, a el gobierno nunca le ha importado una isla, que sólo tiene 70,000 habitantes y aporta menos del 3% al PIB.

    ResponderEliminar